Cómo tener una fuente interminable de ajo en casa

Cómo tener una fuente interminable de ajo en casa

El ajo no solo es bueno para añadir sabor a tus platos. También es útil para preparar una amplia variedad de remedios naturales. Aprende cómo tener ajo en casa siempre.


Redacción Aire Digital

El ajo es una planta utilizada desde hace más de 7.000 años en la medicina natural debido a sus extraordinarias propiedades curativas.

Cuando se encuentra en su proceso de germinación, produce múltiples sustancias químicas, entre las que se encuentran las fitoalexinas. La planta las utiliza para protegerse de insectos, virus, bacterias y plagas. Si bien son tóxicas para los microorganismos e insectos, resultan muy beneficiosas para la salud de las personas.

Como verás, el ajo no solo es bueno para añadir sabor a tus platos, sino que también es útil para preparar una amplia variedad de remedios naturales.

Beneficios de consumir ajo

Cómo tener una fuente interminable de ajo en casa

1. SISTEMA INMUNE
El ajo es un súper estimulante, probado y verdadero, del sistema inmunológico. La investigación muestra que las personas que toman un suplemento de ajo al día pueden reducir su riesgo de contraer resfriados y gripes en un 63%. Además, es útil en el tratamiento de las infecciones por estafilococos y estreptococos. Muchas personas también hacen su propio aceite de ajo para ayudar a acelerar el tratamiento de las infecciones de oído.

2. SALUD CARDIOVASCULAR
Comer ajo junto con otros alimentos ayuda al cuerpo a combatir mejor el colesterol. Esto reduce significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. El ajo también es ideal para personas que sufren de presión arterial alta. Comerlo diariamente puede reducir la hipertensión hasta en un 8%.

3. PREVENCIÓN DEL CÁNCER
Los investigadores han descubierto que el ajo que una persona incorpora de manera regular en su dieta, puede reducir el riesgo de cáncer de estómago, cáncer colorrectal y cáncer de hígado.

4. BUEN DESCANSO
Ayuda a dormir mejor. La alta concentración de zinc del ajo ayuda a relajar todos los músculos durante el sueño.

Cómo cultivar ajo en casa

Cómo tener una fuente interminable de ajo en casa

Afortunadamente, hacer crecer el ajo es muy sencillo. Tanto si tienes espacio para unas pocas plantas, como si tienes un pequeño jardín al aire libre que te sirva de huerto ocasional, será una buena idea añadir esta maravillosa hierba para tenerla siempre a mano.

Recuerda que únicamente debes plantar dientes de ajo orgánicos. Esto no solo es mucho mejor para tu salud, sino que además, el ajo no orgánico de los supermercados, es a menudo tratado químicamente para que no brote bien cuando se planta.

 

PASO A PASO

Cómo tener una fuente interminable de ajo en casa

1. Planta el ajo antes de que el suelo se enfríe mucho. La mejor época es antes del invierno. Si estas cultivando en un huerto interior, por supuesto que esto no importa.

2. Utiliza el sustrato correcto: suelto y fértil. Hazle surcos poco profundos a unos 15 centímetros de distancia el uno del otro.

3. Separa los ajos de una gran cabeza orgánica. Pon a un lado solo los dientes más grandes para la siembra, y usa los más pequeños para cocinar o para medicina natural.

4. Planta los dientes a unos 5 centímetros de profundidad, y a unos 10 centímetros de distancia entre sí. Asegúrate de que el extremo puntiagudo del diente quede hacia arriba.

5. Rellena los huecos con tierra y riégalos con agua. Se pueden añadir algunas hojas marchitas o compost también.

6. En la primavera (o cada vez que los brotes comiencen a aparecer), fertiliza tus plantas de ajo. Riégalas cuando el suelo se sienta seco a unos dos centímetros por debajo de la superficie. Verás que no necesitarán mucha agua. Puedes cortar las flores que crecen para que la planta no se vaya en vicio.

7. Mantén un registro de cuántas hojas tiene de cada planta. Cuando tengan cinco o seis hojas verdes, será momento de tirar de ellos hacia arriba.

8. La cosecha se puede comer de inmediato, pero si decides guardarlos para más adelante, puedes limpiarlos, colgarlos en un lugar fresco y seco, y luego almacenarlos en un sitio oscuro y bien ventilado. ¡A disfrutar!

NOTICIAS DESTACADAS