Gírgolas patagónicas: Una cooperativa las produce sobre tocones de álamos en el Alto Valle

En el Alto Valle de Río Negro y Neuquén abundan los álamos, aquella salicácea de muy rápido crecimiento en zonas con irrigación ha funcionado a lo largo de los años como eficaz cortina contra el viento para proteger los manzanos y perales de las sacudidas cuando están cargados de fruta.


Por Bichos de Campo

Los tocones -troncos- de estos árboles resultan un sustrato especial para cultivar la gírgola (Pleurotus), un hongo comestible que promete ganar terreno en la gastronomía argentina, siguiendo la senda del champigñon y el portobello.

Juan Carlos García cuenta que produce estos hongos desde hace 15 años, cuando desde la Universidad del Comahue desarrollaron la variedad para la zona. “Somos varios los que nos enganchamos y formamos Girpat, una cooperativa ubicada en Gral. Roca, Río Negro, que nos permite tener llegada al consumidor”, dijo a Bichos de Campo.

“Se puede hacer de todo con la Gírgola, tanto en fresco como en conserva o deshidratado y hasta en polvo. Las propiedades son múltiples y puede reemplazar a la carne por tener 3% más de proteína que las verduras y ser muy rico en vitaminas y minerales”, explicó García.

La entrevista completa:

NOTICIAS DESTACADAS