jueves 14 de noviembre de 2019

Policiales |

Apuntan a una concesionaria del barrio Candioti por una causa de lavado de dinero

Se trata del titular y un empleado de la firma. Ambos hicieron operaciones comerciales con Vicente Pignata, condenado por una causa de drogas y actualmente prófugo de la Justicia federal.

Por Ignacio Mendoza

El juez federal N°2 de Santa Fe, Francisco Miño, deberá definir en los próximos días si cita a indagatoria al dueño y un empleado de una concesionaria de autos del barrio Candioti por la causa que investiga el lavado de dinero por parte del narcotraficante prófugo, Vicente Pignata y su esposa, Elizabeth Campos, actualmente procesada y con prisión preventiva por lavado de activos.

El llamado a indagatoria fue requerido el último viernes por el fiscal federal, Walter Rodríguez, que detectó la existencia de nuevos bienes que forman parte del matrimonio. Se trata de tres nuevos vehículos de alta gama, dos lotes ubicados en La Guardia y una propiedad en calle La Paz al 5000. Todos descubiertos por medio de informes del Registro del Propiedad y de la Dirección Nacional de Registros de la Propiedad del Automotor y Créditos Prendarios.

En el caso de los vehículos, el representante del Ministerio Público Fiscal consideró que existe un estado de sospecha suficiente para que S.C. (titular de la firma) y M.E.A (empleado) concurran al Juzgado Federal de calle 9 de Julio y Monseñor Zaspe para prestar declaración en torno a las operaciones comerciales que llevaron a cabo con Pignata en los últimos años.

 

Bajo sospecha

En su pedido de indagatoria, el fiscal consideró que existen ciertas sospechas en torno al empleado  de la entidad ya que este registró a su nombre, al estilo “presta nombre” (el 2 de diciembre del 2016) una camioneta Ford Ranger que había sido comprada por Pignata. Llamativamente, la misma fue entregada por el narcotraficante un año después como parte de pago de una Dodge Ram 1500 que fue transferida por el titular de la concesionaria al hoy prófugo de la Justicia.

Por otro lado, la acusación recae sobre el dueño de la firma ya que según estableció la pesquisa, llevó a cabo tres operaciones comerciales con Pignata. Por esa razón, el fiscal consideró que fue quién facilitó los medios para que el hoy prófugo de la Justicia logre llevar a cabo el delito de lavado de activos con fondos provenientes de sus actividades ilícitas. Además, se suma que dicho titular de la firma nunca informó las ventas que se llevaron a cabo a la Unidad de Información Financiera.

Según revelaron los informes recolectados a lo largo de la investigación, S.C. recibió, el 10 de mayo del 2018, la Ford Ranger -ONJ 306- para así adquirir la Dodge RAM -OEV909- modelo 1500 (5.7 8vl).  A su vez, estuvo al frente de la venta de la Jeep Wrangler Sport 3.8 -cuya transacción se llevó a cabo 24 de noviembre del 2017- en la cual Pignata fue visto haciendo uso y goce de la misma por los investigadores del caso.

Buscado. La única foto que se conoce de Pignata y que fue difundida por la Fiscalía federal que lo investiga.

 

Personajes secundarios

Casi en la misma sintonía que los miembros de la concesionaria del barrio Candioti, la causa también tiene procesados al basquetbolista, Carlos Delfino y su padre (mismo nombre), por haber celebrado con Pignata un contrato de locación en torno a una suntuosa propiedad ubicada en el barrio privado El Paso de la ciudad de Santo Tomé.

Se trata de la Unidad Funcional 343 -que era propiedad de una off shore radicada en Montevideo (Uruguay)- la cual fue adquirida por Pignata y Campos mediante un “contrato de tracto sucesivo que debía ejecutarse en el tiempo” llevado a cabo en 2017, cuando el basquetbolista vendió la propiedad debido a supuestos “hechos de inseguridad”. En dicha vivienda es donde en la actualidad cumple la prisión preventiva Campos, la esposa de Pignata.

La propiedad del country El Paso que en marzo de este año fue allanada por la Policía Federal.

 

Por ese hecho, Delfino padre e hijo fueron procesados por el juez Miño el 3 de abril pasado por el juez Miño que los consideró como quienes “facilitaron los medios para que los Pignata lleven a cabo el lavado de activos”.

La resolución judicial, además procesó al suegro de Pignata. Se trata de Ramón Campos quién fue acusado como el “testaferro” de su yerno y el cual permanece detenido en una prisión.

Patrimonio voluminoso

El caso salió a la luz el 13 de marzo pasado, cuando agentes de la División de Análisis y Prospectiva del Narcotráfico de la Policía Federal desplegaron cuatro allanamientos en Santa Fe, Santo Tomé y la localidad de Bowen, en la provincia de Mendoza (en un viñedo que figura a nombre de Pignata).

Los mismos fueron ejecutados por orden del juez Miño y tuvieron como fin, por un lado, inspeccionar los bienes e inmuebles de los investigados y a su vez dar con Pignata sobre quien recae un doble pedido de captura. Uno del Tribunal Oral Federal de Santa Fe por una condena de cuatro años de prisión efectiva -por comercialización de drogas- la cual nunca cumplió; y otro por la presenta causa que investiga el lavado de activos.

En este sentido, la Fiscalía Federal remitió el pasado 4 de junio un oficio al Coordinador del Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas Ordenada por el Ministerio de Justicia de la Nación para que se ofrezca una recompensa a quienes puedan brindar información sobre el paradero de Pignata, el cual hasta el momento -junto con su esposa- posee un patrimonio de diez inmuebles y dieciséis automóviles.

Dejá tu comentario