Aire de Santa Fe Digital Aire de Santa Fe Digital

Anteojos de sol: cómo elegir el modelo perfecto

La historia de los lentes de sol se remonta al siglo XII en China, período en el que se desarrolló la innovadora tecnología de ahumar los cristales de cuarzo con un único objetivo: oscurecerlos. Hoy son uno de los accesorios más populares que, año tras año, siguen reinventándose con diferentes modelos, armazones y diseños extravagantes.

Y con la llegada del calor, el sol fuerte puede afectar a la vista. Según datos de la OMS, cada año más 3 millones de personas se quedan ciegas por no cuidar su vista del sol, por lo que la mayoría de los médicos y ópticos recomiendan el uso de anteojos y/o sombreros para proteger la visión, además de advertir que siempre hay que comprarlos de buena calidad y que cuenten con protección UV.

Kendall Jenner y Kim Kardashian son fanáticas de este accesorio, y lo utilizan hasta cuando se encuentran en el aeropuerto

Kendall Jenner y Kim Kardashian son fanáticas de este accesorio, y lo utilizan hasta cuando se encuentran en el aeropuerto

En el mundo fashion, las celebridades son las que imponen las nuevas tendencias en lentes. Los lucen durante eventos, en los aeropuertos para ocultar el cansancio de vuelos de larga duración, o solamente para darle glamour al airport look.

Las influencers también son furor en las redes sociales y todos quieren imitar su estilo. Con la llegada del verano, ostentan los mejores pares de anteojos en su haber. Angie Landaburu -influencer de luxury fashion– es fanática de la colección de Gucci Eyewear y compartió una foto con sus más de 180 mil seguidores.

Anna Wintour, la editora de moda de la revista Vogue Estados Unidos, es una de las pioneras del uso de anteojos indoor, a la hora de sentarse a ver un desfile en la primera fila. Reiteradas veces declaró que para ella son una herramienta muy útil, ya que si se aburre o no le gusta lo que ve en la pasarela, lo oculta y nadie se da cuenta

Anna Wintour, la editora de Vogue USA, en la presentación de Balmain con sus clásicos anteojos de sol para ‘ocultar sus sentimientos’ (Photo by Pascal Le Segretain/Getty Images for Balmain)

Anna Wintour, la editora de Vogue USA, en la presentación de Balmain con sus clásicos anteojos de sol para ‘ocultar sus sentimientos’ (Photo by Pascal Le Segretain/Getty Images for Balmain)

Qué modelo elegir según el rostro

Rostro redondo: son ideales los angulosos que acentúan las curvas del rostro. Evitar usar los rectos y apostar a los lentes de sol que tengan marcos gruesos y con formato XL. Cuidado con la elección: dependiendo del modelo, puede acentuar aún más la ‘redondez’.

Rostro ovalado: a la persona que posee este tipo de rostro por lo general todos los modelos de anteojos le quedan bien, pero debe tener un tamaño proporcional al rostro y al cuerpo.

Los anteojos son ideales para tomar sol. Con el avance de la ciencia y la tecnología ahora también las lentes pueden tener aumento para quienes tengan que usar recetados (Getty Images)

Los anteojos son ideales para tomar sol. Con el avance de la ciencia y la tecnología ahora también las lentes pueden tener aumento para quienes tengan que usar recetados (Getty Images)

Rostro cuadrado: deben optar por marcos redondeados, con curvas suaves y nunca con líneas rectas, para no enfatizar todavía más sus rasgos angulares.

Rostro triángulo: los armazones cuadrados y redondos con marcos anchos y gruesos son los ideales.

Rostro alargado: los lentes más bien grandes son los ideales y, al contrario de quienes tienen un rostro redondo, preferentemente ovalados.

Los anteojos de sol se recomiendan en todo momento, aunque el cielo esté nublado (Getty Images)

Los anteojos de sol se recomiendan en todo momento, aunque el cielo esté nublado (Getty Images)

Errores de cuidado más comunes

Arena : para los cristales es uno de los problemas más agresivos. Tanto el cristal como el plástico se rayan y las lentes no se pueden pulir. La mayoría de ellos -los de buena calidad- están templados y son resistentes a todo tipo de golpes. Lo mejor es concurrir a la playa con la funda o el estuche para protegerlos y que tengan una vida útil más prolongada.

Apoyar los anteojos en la arena es uno de los errores más comunes. Llevar el estuche o la funda prolonga la calidad de la lente (Getty Images)

Apoyar los anteojos en la arena es uno de los errores más comunes. Llevar el estuche o la funda prolonga la calidad de la lente (Getty Images)

Agua: según donde se derrame agua, el nivel de daño es diferente. En el río es probable que no le suceda nada; si caen accidentalmente en una pileta con cloro, es posible que se estropeen pero no al nivel de tener que cambiarlos por otros, como sí ocurre si se mojan con agua de mar. Al entrar en contacto con el agua salada quedan pequeñas partículas que deterioran a la lente.

Limpiar con el borde de la remera: aunque es muy común que todos lo hagan, lo ideal y aconsejable es lavarlos con agua y jabón neutro ayudándolo con los dedos y no en círculos como se suele hacer. Una vez enjuagado, dejar que se seque solo; para secar, lo mejor es una gamuza, porque la servilleta o el tissue deja restos de polvo.

La exposición directa del sol puede deteriorarlos y falsearlos (Getty Images)

La exposición directa del sol puede deteriorarlos y falsearlos (Getty Images)

Las altas temperaturas: dejar los lentes sobre toallas, reposeras y mesas que estén expuestas al calor provoca su daño. Una temperatura alta puede llegar a derretir y achicar las gafas según el material de los anteojos. Las patillas reducen su tamaño y el armazón se puede llegar a deformar.

Los dedos: ya sea en verano o en invierno es letal dejar las huellas de los dedos impregnados sobre los cristales. Estos poseen grasa, restos de basura, y polvo. Tampoco se recomienda tocarlos luego de aplicarse protector solar y bronceador.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: https://www.infobae.com