viernes 13 de diciembre de 2019

Deportes |

Alcides Ghiggia y el “Maracanazo”: el día en el que el fútbol cambió para siempre

El destino apareja cosas interesantes, sobre todo en el fútbol. Se cumple un nuevo aniversario del Maracanazo; y de uno de sus autores, Alcides Ghiggia.

En el mundo futbolístico, sabemos que las localías en los papeles, alimentan el ego de quienes las poseen. Exceden las estadísticas, se abrazan con las subjetividades, pero nunca fueron derrumbadas; salvo en una ocasión.

Nos remontaremos por un segundo, al 16 de julio del año 1950. La primera Copa del Mundo realizada en Brasil tuvo sus matices especiales, de hecho fue la única que no fue definida mediante un partido final. La definición de la Copa Jules Rimet, estaría determinada por un enfrentamiento todos contra todos, con los cuatro finalistas.
De esta manera, Brasil, Uruguay, Suecia y España, definirían a un nuevo campeón del mundo. Aquella jornada marcaba una serie de resultados bastante clara: Brasil sería campeón del mundo si igualaba o vencía a Uruguay en la tercera fecha. Se dió un enfrentamiento final con ambos equipos teniendo chances, un guiño de la historia que tendría aún, varios matices por concretar.

La fiesta que terminó en un infierno

200 mil brasileros en las gradas, esperaban el bautismo de fuego en el mundo de la Canarinha. Friaça abrió el marcador para Brasil en el minuto 47, lo que empezaba a marcar la euforia de los hinchas brasileños

Mientras Jules Rimet, flamante Presidente de la FIFA, tenía escrito en portugués el discurso de la entrega del trofeo, y se encontraba camino al campo de juego, Schiaffino igualó para Uruguay en el 66; y Ghiggia marcó el gol decisivo en el 79, provocando el silencio absoluto. Un silencio continuado de llantos y angustias, que quienes trabajan en el estadio, asumen que por momentos se siguen escuchando.

Imágenes del partido

“Solo tres personas fuimos capaces de silenciar el Maracaná: el Papa Juan Pablo II, Frank Sinatra y yo”; argumenta con orgullo Alcides Ghiggia, el último uruguayo que vivió hasta el año 2015, fallecido justamente, un 16 de julio, como si fuera un guiño del destino.

Para Moacir Barbosa, el segundo gol de Uruguay fue una condena a muerte en vida. De nada sirvieron sus ocho títulos en Vasco Da Gama, ni sus titulos en los Campeonatos Sudamericanos con Brasil. Terminó en el olvido.

“Llegué a tocarla y creí que la había desviado al tiro de esquina, pero escuché el silencio del estadio y me tuve que armar de valor para mirar hacia atrás. Cuando me di cuenta de que la pelota estaba dentro del arco, un frío paralizante recorrió todo mi cuerpo y sentí de inmediato la mirada de todo el Maracaná sobre mí”. 

Brasil se tomó la revancha con las cinco conquistas en 1958, 1962, 1970, 1994 y 2002, ubicándose como el máximo ganador del espectáculo mas vibrante del mundo. Pero aún resuenan, y mucho más tras el Mineirazo, de las humillaciones al intentar consagrarse en su propio suelo.

Cuatro anécdotas del Maracanazo

6 anécdotas sobre el ‘Maracanazo’

1. Uruguay llegó temprano al Maracaná para no tener problemas para llegar al estadio. Schubert ‘Mono’ Gambetta tomó una siesta y tuvieron que despertarlo para el encuentro. ¡Ni el ruido del Maracaná evitó que el lateral izquierdo se quedara dormido!

2. Uno de los dirigentes uruguayos le habló a los jugadores antes del encuentro y les pidió a los jugadores que no hicieran líos. “Si no nos golean, estamos cumplidos”; luego de lo cual Obdulio Varela –el capitán- reunió a sus compañeros para advertirles que “¡cumplidos, nada!”, instándolos a salir a ganar con una frase que quedó para la historia, pues aludió en forma implícita a lo que había planteado el dirigente y a la multitud que iba a alentar ruidosamente al local: “¡Los de afuera son de palo!”, relató Jorge Savia, columnista de la Oral de Uruguay.

3. Cuatro dirigentes y dos periodistas volvieron a Uruguay antes de la final. Pensaron que Brasil iba a golear al equipo de su país.

4. La Asociación Uruguaya de Fútbol premió a los jugadores con medallas de plata. Las de oro se las entregaron a los dirigentes que hicieron parte de la delegación uruguaya.

 

 

 

 

Dejá tu comentario