viernes 6 de diciembre de 2019

Aire Solidario | Aire solidario |

Buscan transformar el tiempo compartido en el mejor “remedio” de los pacientes con cáncer

Desde hace un año funciona en Santa Fe un grupo de voluntariado que trabaja con el fin de llevar contención y entretenimiento a quienes tienen esta enfermedad y están alojados en la sede Asociación de Cuidados Paliativos que está ubicada en el hospital Iturraspe.

Por Loreley Duré

Teniendo en cuenta que está demostrado que el apoyo emocional mejora significativamente la calidad de vida de los pacientes con cáncer, hace un año un grupo de voluntarios de la Fundación Manos Abiertas Santa Fe se unió para brindar respaldo a quienes transitan esta enfermedad y se alojan en la casa de la Asociación de Cuidados Paliativos (Acupa) que está ubicada en el hospital Iturraspe.

Se trata de personas oriundas del interior de la provincia que, en el camino de aceptación de la enfermedad, toma de medicinas, visitas a los profesionales y asuntos relacionados a trámites burocráticos, debieron también verse obligados a dejar sus hogares para trasladarse a un espacio que le permita acceder más fácilmente a los tratamientos y rehabilitaciones.

Desde hace más de veinte años en la casa de Acupa estos pacientes encuentran un techo y el calor de una organización que los contiene y que hoy les abre sus puertas también a este voluntariado –denominado San José– que además de llevar apoyo busca transmitir alegría.

 

 

Con tortas, mates, juegos y algo de música, cada miércoles por la tarde el grupo arriba a “la casita” para compartir un momento diferente, donde también hay espacio para el debate de la cotidianeidad, las anécdotas de cada uno, las fotos y hasta la coquetería.

En la tarde que Aire Digital visitó al grupo, esta última opción estaba representada con un espacio de manicuría que fue armado por una voluntaria en una de las habitaciones de la casa, donde los interesados pudieron embellecerse las manos y uñas, por ejemplo.

 

“Buscamos traer distintas propuestas cada semana”, comenzó a explicar la coordinadora del grupo, Rita Savino de Iturraspe, quien comentó que “el objetivo es lograr que todos estén a gusto y por eso buscamos propuestas que se ajusten a la medida de todos”.

En ese sentido la mujer hizo alusión a los instrumentos musicales que a veces se llevan para compartir, los deliciosos platos dulces que muchas veces comparten y también los momentos festivos. “Por mes se celebran los cumpleaños y en esas fechas solemos hacer algo especial también”, remarcó.

 

La Fundación Manos Abiertas Santa Fe impulsa varios voluntariados que están relacionados con diferentes actividades. Desde apoyo educativo, atención en un roperito solidario y por supuesto de acompañamiento a personas que transitan distintas enfermedades.

La participación está abierta a cualquier interesado, sin requisitos específicos más que la disponibilidad de tiempo y las ganas; dos puntos que se suman al de tener completo el calendario de vacunas para el caso de los integrantes del San José, por razones de cuidado médico protocolar consideradas para todos los pacientes oncológicos.

Desde los 22 a los 63 años, las edades de los voluntarios que conforman este grupo es tan variada como los motivos que los impulsan a sumarse.

 

Héctor Parodi, uno de los voluntarios, contó por ejemplo que conoció a Manos Abiertas tras sobrellevar una situación familiar que lo llevó a vivir en situación de calle, con mucha tristeza y sin esperanzas.

“Luego de perder a mi hija y esposa en un accidente e irme del hospital donde estaba internado tras tener un pico de presión importante (que le dejó secuelas en su visión), estuve deambulando por varias ciudades por dos años hasta que encontré en Córdoba esta institución y me sumé a su trabajo”, dijo el profesor de idiomas.

El hombre remarcó que luego de un tiempo, donde tuvo la chance de volver a Santa Fe, casarse y ser papá nuevamente, descubrió la existencia de la institución en la ciudad y en consecuencia decidió acercarse para anotarse como voluntario.

“Primero me sumé al roperito y ahora estoy en este grupo”, afirmó, al tiempo que detalló que le interesó “porque sé lo que se siente estar solo y no tener quién te entienda”. Asimismo, Héctor puntualizó en que “aunque resulte egoísta” principalmente participa del San José “porque me hace bien”.

Los integrantes del voluntariado San José apoyan a los miembros de la Asociación de Cuidados Paliativos (Acupa) que presentaron hace un tiempo un proyecto para la creación de un Centro Oncológico en el hospital Iturraspe que permita a los pacientes tener todas las atenciones centralizadas.

“El desgaste que tuvieron los pacientes ahora con toda la movida de los traslados que se dispusieron por las reformas en sistema de salud de este nosocomio provocaron algunos inconvenientes importantes en estos pacientes”, remarcaron. Y en esa línea hicieron mención a que tienen mucha incertidumbre por no saber qué pasará con la casita” en el futuro.

Con el fin de lograr que el grupo tenga una participación activa y sólida se está buscando sumar al equipo personas que quieran enseñar a los pacientes a realizar tejido o artesanías. Por otro lado piden donaciones de juegos de mesa, cartas, algunas lanas y agujas.

Convocan a los interesados a contarse con el grupo a través del Facebook de la organización Manos Abiertas o acercarse a la sede de Cruz Roja Argentina 1598. Para más información se puede llamar al teléfono 0342 – 4595411.

Dejá tu comentario