domingo 16 de febrero de 2020
Actualidad | Narcotráfico |

El día que "Popeye" habló con Aire de Santa Fe y vaticinó la "colombianización" de Argentina

El sicario más peligroso que trabajaba para Pablo Escobar, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, falleció este jueves a los 57 y recordamos cuando habló sobre la situación del narcotráfico en el país.

El exjefe de sicarios del fallecido narcotraficante colombiano Pablo Escobar, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias "Popeye", murió este jueves en un hospital de Bogotá, informó el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (Inpec).

Popeye "estaba hospitalizado desde el pasado 31 de diciembre de 2019, y padecía un cáncer de estómago", informó el Inpec en un comunicado en el que precisó que el fallecimiento ocurrió en el Instituto Nacional Cancerológico.

Leer más► Murió "Popeye", el jefe de los sicarios de Pablo Escobar

El 16 de octubre de 2015, Velásquez habló con Aire de Santa Fe y relató de manera cruda su historia personal, cómo se vivía en Medellín en la década del 80' y las posibilidades de Argentina en convertirse de manera paulatina en Colombia. La cantidad de detalles brindados hacen que esta entrevista con el sicario de Pablo Escobar Gaviria sea un material imperdible, como así también difícil de digerir pero valioso para no cometer los mismos errores que el estado colombiano de aquellos años.

escobar-popeye
"Popeye" Velásquez junto a Pablo Escobar.

"Popeye" Velásquez junto a Pablo Escobar.

"Colombia exportó sicarios a Argentina. Argentina se está 'colombianizando'", fue uno de los dichos más fuerte de Velásquez Vásquez en el aire de la 91.1. Y siguió: "Es una realidad, los Cárteles se han trasladado allí y les han facilitado la guerra". Popeye había hablado antes que para que una organización mafiosa alcance los niveles de poder que llegó a tener el Cártel de Medellín, se debe a un Estado ausente y que no se preocupa por la gente de los estratos sociales más bajos.

Pero en ese entonces remarcó que "es una exageración comparar a su ciudad (sea Santa Fe o Rosario) con Medellín de esa época. Aquello era una ciudad en guerra. Había bombas en todos lados, muertes en todos lados. Policías muertos, sicarios muertos, jóvenes muertos. Hoy es una ciudad bonita construida sobre un cementerio".

"Lo que está pasando a su ciudad es el microtráfico. Que es muy delicado. Porque lleva a que la adicción mate, robe. En su ciudad matan por un par de tenis (zapatillas), un reloj o un celular. Igual que acá. El problema de esto es la cocaína, el crack, la marihuana", dijo Velásquez Vásquez sobre las consecuencias del narcomenudeo.

popeye.jpg

"Para que Escobar haya derrotado a la República de Colombia y exportar grandes cantidades de droga necesitó de funcionarios corruptos del Estado. En Argentina lo que sucede es que son grandes exportadores de cereal, estos van a ir contaminados con la cocaína a todas partes del mundo. Argentina se va a transformar en un puerto de narcotráfico. Los puertos son claves para la mafia. Si el Estado argentino no coloca a sus mejores hombres dentro de los puertos, el país va a perjudicarse mucho más con los problemas que tiene", palabras demoledoras de quien fue el asesino más letal de Escobar.

Y profundizó: "Si el Estado no va a los barrios pobres, no lleva educación, comida, lo van a hacer los narcotraficantes, y van a captar gente. Es caldo de cultivo. El Estado argentino tiene que fortalecer la Justicia".

Sobre cómo se le puede dar real pelea al narcotráfico, Velásquez considera que profesionalizar la Policía es un gran paso: "La Policía argentina tiene que ser profesionalizado. Debe buscar ayuda exterior. No tanto revisar camiones. Tiene que hacer inteligencia, intervenir los teléfonos, los mensajes. Como a nosotros que en estos momentos nos está oyendo".

"Eso vale muchísimo dinero. Necesitan asesoría extranjera, para que la policía argentina pueda llegar a los microtraficantes. Para evitar que lleguen a los colegios. La Policía tiene que pagar buenos sueldos, para que cuando salga a la calle tenga cubiertas sus necesidades básicas", concluyó.

Nota con Jhon Jairo Velásquez Vásquez:

Embed