martes 12 de noviembre de 2019

Actualidad |

Abren las puertas de misterioso cementerio de mafiosos y prostitutas

Se trata del camposanto que perteneció a la Zwi Migdal, la histórica organización judía que se dedicaba a la explotación sexual en los años 30 y que eligió a Granadero Baigorria como lugar del descanso eterno

Redacción Aire Digital

Por primera estará abierto al público el Cementerio de la Zwi Migdal, la mafiosa organización que se dedicaba a la explotación sexual en la década del 30 en Rosario y sus alrededores, y que eligió a Granadero Baigorria para disponer de su propio camposanto.

La iniciativa se enmarca en una gestión emprendida por el ärea de Genero Municipal local y la profesora Mariana Rossi será la guía encargada de las visitas.

La actividad está prevista para este próximo sábado , desde las 5 de la tarde, en calle Orsetti al 1300.

Hasta el momento, el sitio sólo se abría a pedido de investigadores o para visitas escolares.

El predio donde se encuentran estas tumbas está cercado y se halla dentro del cementerio municipal.

Tapiales y un gran portón lo separa del resto del camposanto. Por años, lo que había allí dentro generaba un gran misterio.

La explotación y cautiverio a la que eran sometidas las prostitutas, sean extranjeras o criolla, se evidencia aún después de la muerte.

Según informa sl24 es que los cuerpos de las mujeres están claramente diferenciados de los proxenetas: unos están a un lado del camino principal de ingreso, y los otros, del otro lado.

En un sitio se enterraron a los proxenetas de la Zwi Migdal, en tumbas suntuosas con delicadas lápidas, y del otro, a las mujeres, madames y pupilas, dispuestas sólo en tierra y con alguna inscripción.

Un poco más alejado y casi escondido sobre el muro del fondo hay fosas sin identificar, presumiéndose que correspondían a las mujeres más humildes.

La segregación por género y estrato social, sigue presente en este lugar, a pesar de estar todos muertos.

La construcción de este sitio apartado fue consecuencia de la marginación que le profesó la comunidad judía por dedicarse a esta vil actividad y no permitirles compartir nada, ni siquiera un lugar donde estar después de muertos.

También te puede interesar

Florencia Rosa y Marito Altamirano recomiendan cinco películas de Disney que podés ver en Netflix

Dejá tu comentario