miércoles 13 de noviembre de 2019

Policiales |

A juicio por bajar a Santa Fe diez kilos de marihuana desde Misiones a través de una encomienda

El caso ocurrió en junio de este año cuando agentes de Gendarmería de Colastiné detectaron que en un colectivo se trasladaba el cargamento.

 

Redacción Aire Digital

Un santafesino y un misionero oriundo de Posadas irán a juicio al Tribunal Oral Federal de Santa Fe luego de haber estado implicados en el transporte de diez kilos de marihuana que iban dentro de una encomienda, la cual en junio de este año, llegó a la terminal de ómnibus de Santa Fe y generó el inicio de una investigación en la Justicia.

Este viernes, el fiscal federal N°1, Gustavo Onel, formuló la requisitoria de elevación a juicio para Claudio Fortunato Bravo, alias “Gordo” -un vendedor ambulante- y Diego Ramón Ávila, -pensionado por invalidez- ambos procesados como coautores del delito de “transporte de estupefacientes” tras detectarse que los dos fueron quienes participaron de la logística y el traslado de marihuana desde el norte provincial hacia la capital provincial.

Leer más Buscan al remitente de dos “narco encomiendas” que llegaron a la terminal

El caso remonta al 5 de junio pasado, cuando en horas de la tarde, personal de la Gendarmería Nacional Argentina, sección Víal Colastiné, en momentos en que realizaba un control vehícular, inspeccionó la bodega de un colectivo de larga distancia de la empresa “Crucero del Norte” y detectó la existencia de dos cajas de cartón que habían sido despachadas el día 3 de junio y que contenían siete paquetes que resguardaban trozos de marihuana.

Dicha encomienda contenía además los datos de quien había sido el remitente.Se trataba del propio Ávila, el cual además había incorporado sus datos personales, entre ellos, el domicilio donde residía en la ciudad de Posadas. No obstante ello, la caja contenía quien debía retirarla en la terminal santafesina.

En cuestión de minutos, el personal de Gendarmería informó la situación al fiscal Onel, que en ese entonces se encontraba de turno, y por orden del representante del Ministerio Público Fiscal,  la realización de un procedimiento de “entrega vigilada” de la encomienda para cuando el ómnibus arribara a la terminal.

Ese mismo día, cerca de las 19, agentes de inteligencia aguardaron en el lugar y pudieron determinar que Bravo fue a retirar la encomienda por lo que terminó siendo detenido y puesto a disposición de la Justicia. En tanto, se cotejó que la caja tenía en su interior siete paquetes de distintas formas y tamaños que contenían una sustancia vegetal que resultó ser  marihuana,  por un peso total de 10 kilos.

Si bien fue detenido en ese momento el destinatario de la encomienda, quedó pendiente a los investigadores el paradero de Ávila como remitente de la carga. Por esa razón se libró un pedido de captura nacional e internacional que se concretó el pasado 7 de agosto cuando intentó arribar al país desde Paraguay -donde ingresó el 21 de junio-, por el cruce fronterizo de Encarnación.

Dejá tu comentario