domingo 8 de diciembre de 2019

Salud |

20 remedios caseros para bajar la panza

La grasa localizada en el abdomen es muy díficil de eliminar, no existe un truco infalible que consiga que luzcamos un vientre plano y perfecto.

Sin embargo, la combinación de una dieta sana y ejercicio físico te ayudarán combatir esos kilos de más acumulados de manera efectiva. 

En este reportaje te recomendamos 20 remedios caseros para bajar barriga: 

Tres productos que aumentarán la temperatura de tu cuerpo acelerando el ritmo metabólico de forma efectiva.

Para su consumo recomendamos la elaboración de un té de jengibre, añadiendo la miel y un poco de pimienta posteriormente. ¡No dejes de probarlo!

Jengibre

Las almendras contienen potasio, nos interesan por su efecto diurético y porque son ricas en fibra, además, muy poco calóricas.

Conseguirán que te sientas saciada por más tiempo de una forma sana y fácil.

 

Para perder peso rápidamente aconsejamos añadir una cucharada de canela a un vaso con agua hiviendo y, a continuación, incorporar a la mezla una cucharada de miel.

Aconsejamos su consumo dos veces al día, en el desayuno y antes de dormir. 

 

Canela

Para limpiar y eliminar la grasa localizada en el vientre prepararemos en ayunas medio vaso de agua con jugo de limón caliente y un poco de miel.

 

Son ricos, sanos y refrescantes, ¿alguien da más? Mantenerse hidratado a lo largo del día es muy importante, las únicas bebidas que se deberán evitar son las alcohólicas, las cuales irán directamente a parar al abdomen en forma de grasa.

 

Uno de los productos que activan el metabolismo de manera más efectiva, la avena3 te ayudará a eliminar la grasa acumulada gracias a la fibra, además, aportará la energía suficiente para mantenerse activo durante todo el día. Es por esto el rey de los alimentos quema-grasa.

 

Los tomates queman la grasa del cuerpo gracias a su aporte de fibra y fitonutrientes, además, contienen mucha agua.

Eso sí, a poder ser naturales y orgánicos, de esta forma te asegurarás todos los beneficios posibles.

 

Como hemos dicho anteriormente la hidratación es esencial.

Se recomienda beber un vaso media hora antes y después de cada comida y antes, después y durante el ejercicio físico.

Antes de ir a dormir lo mejor es evitarlo para no interrumpir el sueño obligándonos a levantarnos para ir al baño.

 

Con el estómago vacío ingerir un litro de agua tibia. De esta forma eliminarás toxinas, acelerarás el metabolismo y la grasa desaparecerá de tu vida.

La alcaravea es una hierba bienal procedente de Europa, Asia Occidental y África del norte.

Se puede utilizar como condimento en los guisos, estimulando en tránsito intestinal, controlando los gases… y otros muchos beneficios gratamente beneficiosos.

Planta de alcaravea

Reduce el azúcar en sangre, aporta proteínas, reduce el colesterol…

La soja, a pesar de los rumores negativos con los que se la relaciona últimamente, es muy sana y te ayudará a reducir la grasa abdominal, pero como todo, no hay que abusar. 

 

Este suplemento pegó con fuerza el año pasado en Alemania gracias a sus poderes quema-grasas, por otro lado, mejora la termogénesis y ayuda a controlar el apetito.

Aunque ya sabéis que lo mejor es recurrir a productos naturales ya que siempre son más saludables.

 

En ayunas tomar una cucharada de vinagre de manzana disuelto en un vaso de agua tibia, mejorará vuestra digestión y reducirá la acidez y los reflujos.

 

Como todos sabemos el té verde es un potente quema-grasas natural y contiene otras muchas propiedades.

Disminuye el colesterol, eliminar los radicales libres… Es el té que mejor actúa en la zona de la que os hablamos debido a su contenido doble de catequinas.

 

Realiza un té de menta añadiendo pimienta y algo de miel para mantener a raya la grasa en el vientre.

 

Los kiwis contenienen muy pocas calorías y mucha Vitamina C, convirtiéndolos en potentes laxantes para evitar el estreñimiento y la retención de líquidos.

 

Actúa como antioxidante, es un nutriente fundamental para mejorar la cicatrización, previene el envejecimiento prematuro, facilita la absorción de otras vitaminas…

En definitiva, la Vitamina C es vital para nuestro organismo y debemos consumir alimentos que la contengan.

 

Alto contenido en minerales, depurativa y diurética.

Su consumo en las meriendas es conveniente para incrementar la sensación de saciedad y eliminar toxinas, como consecuencia cenarás menos.  

 

La mejor forma de ingerir vegetales es crudos, de esta manera conseguirás que mantengan todas sus vitaminas y propiedades. 

 

Regula los niveles hormonales y reduce las sustancias inflamatorias. ¡Muy recomendable!

Fuente belleza.facilisimo.com

Dejá tu comentario