menu
search

110 años del Cullen en la ciudad: de Hospital de Caridad a referente regional en servicio de salud

Desde su inauguración en 1909 enorgullece a los santafesinos. Un exponente de la filantropía de sus habitantes que con el pasar de los años se mantuvo a la vanguardia de la salud pública.

Por Valentina Fassi

Con sus 110 años, el Hospital “Doctor José María Cullen” sigue cumpliendo con su “misión de cura y amparo” que imprimió en sus orígenes de beneficencia. Hoy es el hospital más grande de la provincia y referente en alta complejidad en la región.

Sus paredes sí que tienen historia. Su fachada original sigue siendo fiel a la que el 9 de julio de 1909 se inauguró en Av. Garay (hoy Freyre), entre calle Salta y Rosario (ahora Lisandro de la Torre), en los terrenos cedidos por la municipalidad a las damas de la Sociedad de Beneficencia de Santa Fe, dueñas y cuidadoras del centenario edificio. Fueron estas mujeres, que trabajan por los más necesitados de la ciudad desde 1860, las impulsoras de la construcción del renovado entonces Hospital de Caridad (que funcionaba antiguamente en el sureste pero sus instalaciones habían quedado chicas ante el crecimiento poblacional).

Fachada del Hospital de Caridad (hoy Cullen).

 

 

 

Con el tiempo el hospital fue creciendo en infraestructura y tecnología en su proceso de adaptación a las nuevas urgencias asistenciales. Eso fue posible gracias a la solidaridad de la comunidad santafesina, cuyos fondos fueron bien administrados y proyectados en obras y equipamiento por las damas de la Beneficencia; y acompañadas por un importante y reconocido plantel médico dirigido en el inicio por el Doctor Cullen (a quien hoy rinde homenaje su nombre).

 

“Es un logro de años. Esto es el resultado de un trabajo arduo de mujeres que empezaron hace mucho tiempo, los aportes de los santafesinos, de instituciones, todos pusieron su granito de arena para que el hospital siga siendo un referente importante”, dice hoy mirando hacia atrás Cristina Prono de Milia, actual presidenta de la institución.

El Hospital de Caridad, luego de la Provincia, más tarde Piloto y desde 1979 hasta la actualidad “Doctor José María Cullen”, ocupa hoy dos manzanas, tiene 1560 empleados y 346 camas con una ocupación promedio del 90%, de las cuales 30 son de área crítica. Así es como hoy se transformó en “el hospital más grande de la provincia en cantidad de camas y complejidad”, dice con orgullo su actual director, el doctor Juan Pablo Poletti.

Doctor Juan Pablo Poletti, director del hospital.
Doctor Juan Pablo Poletti, director del hospital.

 

“Somos dentro de la red de salud de la provincia referentes en el centro norte de Santa Fe; y a nivel unidad crítica, al tener la máquina de Ecmo (oxigenación de membrana extracorpórea) que solamente la tienen tres centros públicos en todo el país, referencia nacional con pacientes que llegaron incluso de otras provincias”, explicó el profesional.

Para Poletti, en los últimos 20 años las innovaciones más importantes en el hospital se dieron en la alta complejidad. “En su momento se amplió la Terapia Intensiva y con esto se dio una mejoría en el área crítica. Se bajó muchísimo la mortalidad, se capacitó al personal, se compró tecnología de última generación”, recordó.

A esto sumó la incorporación del “nuevo resonador, el neurointervencionismo, la hemodinamia cardiológica, la cirugía de alta complejidad que se hace en el hospital y el servicio referente de Traumatología, que tiene una casuística inmensa, y que hace que el hospital sea centro de referencia en toda la región”.

La incorporación de la Unidad de Procuración y Trasplante es otro de los hitos de los últimos tiempos y que lo transformó en Hospital Donante. “Hoy se hace en el hospital y con personal del hospital y hasta se ha incorporado el trasplante en donante vivo”, agrega Poletti.

Fachada del Hospital Cullen.

Por Avenida Freyre la fachada del hospital luce una moderna estructura que fue inaugurada hace apenas dos meses. La nueva Guardia es el último gran proyecto estructural de la institución sanitaria, que trajo consigo además de una construcción y aparatología de última generación, un cambio en el sistema de atención de este sector. “Antes era por orden de llegada y se pasó a un modelo de calificación por necesidad de urgencia según la patología que se llama Triaje. Esto ha mejorado mucho la atención”, explicó y evaluó el máximo referente del hospital.

La nueva Guardia del Hospital Cullen.

 

Leer más►Triaje, la nueva modalidad de atención de emergencias en la guardia del Cullen

 

Sobre los proyectos que existen para seguir mejorando la atención del efector de salud santafesino, el Director confirmó que en el corto plazo el hospital está por completar el proceso de creación de una sección propia de cirugía cardiovascular. “Hoy se hace afuera, pero ya tenemos dos personas nombradas para esta área”, aseguró.

Otro de los proyectos en cuanto a la atención de Salud es “comenzar con el neurointervencionismo que hoy se está derivando a la parte privada y el cual ya estamos en condiciones de realizar en el hospital”. Y por último, casi como un “sueño” para Poletti, queda el proyecto a futuro de sumar el “trasplante cardíaco público en el hospital”.

 

El más que centenario edificio es una mixtura entre lo antiguo y lo nuevo, pero como toda estructura con años lleva trabajo. En esto la Sociedad de Beneficencia tiene un papel fundamental en conjunto con el Estado Provincial.

Pese a sus 110 años la estructura del hospital, que fue inspeccionada hace un poco más de un año por la Organización Panamericana de la Salud, continúa en perfecto estado tras hacerse algunos apuntalamientos de cimientos en el sector de Lisandro de la Torre.

Hoy el viejo edificio cuenta con áreas completamente renovadas, techos nuevos en el área central, y un trabajo constante de mantenimiento y refacción. “Como toda casa vieja surgen problemas domésticos, pero se va manteniendo”, indicó Prono de Milia quien enumeró importantes mejoras que han realizado desde la Sociedad en los últimos años, como las obras en el área de Clínica Médica que demandaron un esfuerzo de más de 2 millones de pesos y la compra de camas eléctricas para la Terapia Intensiva o camillas de transferencias para el Quirófano. Hoy se encuentran comenzando con tareas de pintura en diferentes áreas del hospital.

Las damas de la Beneficencia durante la entrega de 7 nuevas camillas de transferencia para el área de Quirófanos.

En cuanto a los proyectos edilicios que están en marcha y agenda para el hospital, desde la Sociedad de Beneficencia trabajan para en unos meses comenzar con la restructuración casi total del Servicio de Cardiología o Sala 8, que hoy es como la 6 o la 7, un gran pabellón con 24 camas. “Ya tenemos los planos para hacer la división en habitaciones triples con baños privados que van a mejorar la calidad de atención del enfermo”, detalló Prono de Milia y pidió “ayuda a la comunidad” para poder afrontar la obra cuyos costos “son elevados”.

Por su parte Poletti indicó que desde la Dirección y el Consejo de la Administración son dos los proyectos a nivel edilicio que están en carpeta y esperan lograr en el mediano plazo: instalar en Planta General la sala de Toxicología que hoy está en el subsuelo y renovar el depósito y el área de Farmacia.

 

Dejá tu comentario