Plaza Sésamo presentó a Julia, su primer personaje con autismo

Fue creada para lograr que los niños comprendan los comportamientos y problemas que atraviesan los chicos autistas. La emocionante historia de la titiritera que vive esta problemática en carne propia.
musimundo 20% 22-23-24 sept

Hace ya casi 50 años que el programa Plaza Sésamo marca tendencia en la televisión infantil educativa. Desde su primera emisión en la década del 70 fue pionero en el rubro y rompió todos los esquemas de la televisión para niños -por entonces solo humorística y con poco foco de aprendizaje- y continúa innovando en la actualidad.

A partir de abril, el show va a apostar por un fuerte salto de calidad en cuanto a diversidad, inclusión y convivencia con otras realidades sumando al grupo de muñecos protagonistas a su primer personaje con autismo. Se trata de Julia -una pequeña muppet femenina de piel amarilla com un vistoso corte de pelo rojo y enormes ojos verdes- que ya tiene dos años de historia en el universo Sésamo, pero que recién ahora aparecerá frente a las cámaras con acción real.

Julia hizo su debut en libros digitales y gráficos en octubre de 2015 y en una iniciativa de impacto social animada llamada Plaza Sésamo y el Autismo: Descubre lo asombroso en cada chico. Estos proyectos fueron tan bien recibidos que los productores decidieron que Julia tenía que ser parte del grupo principal del programa y que, por supuesto, debían crear un nuevo muppet.

La vida real, también en la ficción

En las cinco décadas al aire que tiene Plaza Sésamo, sus productores hicieron grandes esfuerzos por incluir temáticas tan importantes como sensibles como lo son las cuestiones raciales, la muerte, las discapacidades, los prejuicios, el divorcio o la problemática de los hijos de padres y madres en la cárcel.

Estudios posteriores, de hecho, demostraron que el tratamiento de estos temas tenía un impacto positivo en el aprendizaje infantil y el desarrollo de sus vínculos. En cuanto a la muerte en particular, los guionistas se enfrentaron en diciembre de 1982 con el fallecimiento de un personaje adorado por el público, conocido como “Sr. Hooper”.

Julia compartirá escenas en su primer episodio con Big Bird, Elmo y Abby.

 

En los siguientes episodios a la muerte de Will Lee, el actor encargado de personificarlo, en vez de reemplazarlo o evitar nombrarlo, los compañeros humanos de Big Bird o Elmo les comentaban que Hooper había muerto y que no volverían a verlo, que aunque todos estaban tristes iban a extrañarlo. Que lo importante era saber que pudieron conocerlo, que los recuerdos perduran y que las vida, lamentablemente, es así.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 160 niños el mundo tiene un trastorno del espectro autista (TEA). Éste es el dato que empujó a los productores a incorporar esta temática. “Queríamos promover una mejor comprensión y reducir el estigma que hay a menudo en torno a estos niños. Estamos modelando la forma en que niños y adultos puedan mirar al autismo, principalmete desde una perspectiva basada en mostrar las cosas que todos los niños comparten”, dijo Jeanette Betancourt, vicepresidente senior de Impacto Social en el Sesame Workshop de Estados Unidos.

El problema del cómo

Lo que va a suceder el 10 de abril en las cadenas PBS y HBO en Estados Unidos cuando salga por primera vez al aire el episodio Meet Julia (Conozcan a Julia) será el resultado de un trabajo colectivo de muchos años. Para desarrollar este personaje, hace tiempo que guionistas y productores trabajan codo a codo con organizaciones especializadas en autismo, educadores y familias de niños autistas para deducir la forma correcta de acercarle información referida a esta temática a niños en edad preescolar.

El objetivo principal es explicar por qué Julia (y los chicos como ella) actúan de la forma en que lo hacen. Si bien es un avance prometedor en cuanto a la inclusión de estas temáticas en la televisión infantil, también representa un riesgo para los guionistas. Aunque el personaje está diseñado para representar a un espectro en particular, por sí solo no podrá tipificarlos a todos.

En su primer episodio, Julia tiene una crisis producto de su hipersensibilidad al ruido y sus amigos la ayudan a tranqulizarse.

 

“Es complicado porque el autismo no es una única cosa, es diferente para cada persona que tiene autismo”, dijo Christine Ferraro, guionista del show. “Hay una expresión que dice: ‘Si conociste a una persona con autismo, conociste eso: una persona con autismo”.

La idea es que Julia, como un miembro más del grupo, pueda ser una muestra de las situaciones y conductas que pueden surgir, como no contestar una pregunta o un saludo o tenerle miedo a algunas cosas. “Así, cuando se encuentran con ellos en su vida real, esto les es familiar y ven que sin ningún problema ellos también pueden ser sus amigos”. Y agregó: “Me encantaría que en un futuro ella no sea Julia, la chica de Plaza Sésamo que tiene autismo. Que sea sólo Julia”.

La titiritera indicada

Ya creado el personaje y su representación en forma de muppet, faltaba algo crucial: cada títere tiene su titiritero. Sin embargo, no todos tienen la conexión que tiene Stacey Gordon con su personaje, porque ella, además de dedicarse a crear títeres, fue también terapista de niños en ese espectro y también es madre de un hijo con autismo. Para los productores del progama Stacey fue la opción perfecta.

Stacey Gordon es la encargada de dar vida a Julia
Stacey Gordon es la encargada de dar vida a Julia.

 

“La idea de que habrá un niño con autismo en Plaza Sésamo significa para mí que nuestros hijos serán lo suficientemente importantes como para ser vistos en la sociedad”, relató emocionada en una entrevista con la cadena CBS. “Tener a Julia en el programa y ver cómo la tratan todos los personajes es algo enorme”.

Para la composición del personaje, Gordon dijo que canalizó las experiencias de su propio hijo en cada escena, especialmente en una parte particularmente dura del primer episodio, donde la sensibilidad aumentada de Julia al ruido le provoca una crisis, por lo que se tapa los oídos y se asusta. “Es importante que los niños sin autismo vean cómo puede ser el autismo”, explicó.

“Si los amigos de mi hijo hubieran estado expuestos a estos comportamientos a través de algo que habían visto en la televisión antes de que los experimentaran en el colegio, podrían no haber estado asustados de mi hijo. No habrían estado preocupados cuando llorara. Hubieran entendido que él juega de una manera diferente y que eso está bien”, dijo. “Él no tuvo eso, pero tal vez los niños de ahora en adelante lo tendrán y eso es algo hermoso”.

ESCOBAR VW SURAN SEPT 1140X90
Sepelios Santa Fe
MC Donalds Guacamole sept 300×250
Pilay – El

Noticias Relacionadas

MÁS

Últimas noticias

MÁS