“Jorgito” seguirá detenido por el crimen del florista en Barranquitas

El defensor Ramiro Carrasco consintió esta mañana la prisión preventiva de Jorge L. Se lo investiga como autor del ataque que terminó con la vida de Javier Bustos en Barranquitas, el pasado 5 de mayo.


Redacción Aire Digital

El juez Gustavo Urdiales avaló el acuerdo entre las partes e impuso la prisión preventiva para “Jorgito” L., un joven de 18 años que fue detenido e imputado por el crimen de Javier Bustos.

El abogado particular del imputado, Ramiro Carrasco expresó que solicitará una serie de medidas para “demostrar la inocencia” de su pupilo y contar con elementos que le permitan discutir la necesariedad de la medida cautelar.

Querellantes

Antes de iniciar la audiencia de prisión preventiva, Sergio Bustos, papá de Javier, se constituyó como querellante en la causa con patrocinio del dr. Patricio Julier.

La pretensión no fue cuestionada ni por la defensa ni por la fiscalía y por cumplir con los requisitos que determina el Código Procesal, la jueza Sandra Valenti avaló el pedido de constitución de querella.

En la puerta de su casa

El pasado 5 de mayo Javier Bustos estaba en la puerta de su casa en barrio Barranquitas, en Juan Díaz de Solís y Perú. En un momento Bustos fue abordado por dos sujetos los cuales primero le gritaron algo y luego, al retirarse, el motociclista que iba como acompañante disparó e hirió al florista. Seguidamente bajó de la moto y lo remató con más disparos.

Leer más ► Cayó “Jorgito”, acusado de acribillar a balazos al florista en Barranquitas

El florista no logró cubrirse y terminó siendo impactado con tres balas que causaron su muerte horas después en el hospital José María Cullen donde fue asistido tras el violento ataque. Con el devenir de la investigación, la Fiscalía convocó a la Tropa de Operaciones Especiales para dar con ambos sospechosos los cuales lograron ser identificados.

Fue así, que durante tres meses se intentó dar con el paradero de ambos sicarios pero su resultado fue negativo en los distintos allanamientos que la fuerza ejecutó en diversos domicilios.

Inclusive, en un procedimiento llevado a cabo por la Policía de Investigaciones (PDI), el pasado 3 de julio, los pesquisas secuestraron un arma de fuego que posiblemente habría sido utilizada el día del crimen de Bustos. Dicho allanamiento se ejecutó en Estrada al 4400, donde fue encontrada una pistola calibre 9 milímetros sin balas marca Bersa Thunder.

Por un accidente de tránsito

Tanto la palabra de los transeúntes del lugar como el testimonio de familiares de la víctima fueron claves para que  los investigadores logren dar con ambos sicarios. En este sentido, según trascendió, el móvil del hecho pudo haber sido a raíz de un accidente tránsito que supo tener Bustos con la hermana de uno de los principales sospechosos.

El caso aún no está cerrado, ya que los investigadores tratan de dar con el cómplice del crimen el cual ya fue identificado y sobre quien pesa otro pedido de captura librado por la Fiscalía de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación.

NOTICIAS DESTACADAS