Un hombre se sometió a la mordedura de 200 serpientes

Un estadounidense buscó un antídoto para las mordeduras de estos animales durante varios años.


Redacción Aire Digital

El estadounidense Tim Friede quiso buscar el antídoto universal para las picaduras de serpientes. Para lograrlo se sometió a que 200 víboras los mordieran. El joven documentó el momento y subió el video a YouTube. Después de recibir dos mordeduras rápidas de una serpiente mamba, habló en la cámara ignorando la sangre que sale de su antebrazo. 

“Con la mamba negra es un dolor instantáneo. Es como ser picado por mil abejas. Las abejas pueden tener uno o dos miligramos de veneno, pero una picadura de mamba puede contener de 300 a 500 miligramos”, dijo Tim. Luego, contó que se le hinchó el brazo. “Durante los próximos días la pasé recostado. Por la cantidad de hinchazón que tuve, puedo adivinar cuánto veneno inyectó la serpiente. Es muy doloroso”, reveló.

 

Cientos de muertes por año

Según la Organización Mundial de la Salud, 5,4 millones de personas sufren mordeduras de serpientes cada año. El número de muertes se calcula entre 81.000 y 138.000. Y más de 400.000 personas quedan afectados por algún tipo de discapacidad que disminuye su calidad de vida. 

El Youtuber negó que el objetivo por el que puso en riesgo su vida es para aumentar sus seguidores en las redes sociales. “No lo hice para hacer videos de YouTube, quería salvar vidas y marcar la diferencia. Solo usé YouTube para encontrar a los médicos con los que trabajo ahora. Fue una gran apuesta. Y funcionó”, afirmó. 

 

Los peores venenos

De casi 3.000 especies de serpientes, solo unas 200 tienen un veneno potente capaz de matar o incapacitar a un ser humano. La cantidad de veneno que una serpiente puede inyectar en la persona varía considerablemente. A veces, puede morder sin transmitir ningún veneno. Entonces, inyectarse es una forma de regular la dosis. 

“Si no eres completamente inmune al veneno de una serpiente como una mamba negra, esto puede afectar tu sistema nervioso periférico. Lo que significa que tu diafragma se paraliza y no puedes respirar, tus ojos se cierran y no puedes hablar, y lentamente te paralizas. No afecta el sistema nervioso central, por lo que aún puede pensar, hasta que mueres”, describió Friede. 

Desde la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, Reino Unido, dijeron que es “poco ético y peligroso”. Además, afirmaron que las nuevas vacunas se prueban por primera vez en ratones y otros animales de laboratorio. Solo después de considerarse seguro, se realizan ensayos en humanos en un entorno controlado. 

NOTICIAS DESTACADAS