La escalofriante investigación que comprobó que los cadáveres “se mueven” luego de la muerte

descomponerse

Los movimientos sirven para determinar e interpretar correctamente el escenario de un crimen. 


La investigadora Alyson Wilson constató que los cadáveres se mueven incluso más de un año después del fallecimiento de la persona. La científica estudia “granja de cuerpos” fuera de Estados Unidos, que se encuentra en un lugar no divulgado al público en las afueras de Sídney, Australia. 

Las “granja de cuerpos” son centros que investigan la descomposición de cadáveres para ayudar a la policía y a los patólogos en investigaciones criminales. Wilson trabaja en la Instalación Australiana de Investigación Experimental Tafonómica, que fue establecida en 2016. 

El trabajo de investigación

Wilson registró durante 17 meses imágenes con la técnica time lapsede uno de los cadáveres en la instalación. Estas observaciones no fueron publicadas en un estudio. Pero se informó en la cadena australiana ABC y en medios internacionales como la agencia AFP. 

“Creemos que los movimientos se relacionan con el proceso de descomposición a medida que el cuerpo se momifica y los ligamentos se secan“, señaló la investigadora. 

Mallett señaló a ABC que las observaciones de los movimientos en cadáveres son importantes. Esto se debe a que generalmente la policía asume que la posición en que encontró al cadáver es la que tenía en el momento del fallecimiento. “Hasta donde yo sé, es la primera vez que se captan en cámara los movimientos en el proceso de descomposición”, afirmó Mallett. 

“Si una persona muere de una sobredosis de drogas, la policía esperará hallar una jeringa en la mano o muy cerca de la mano de la persona fallecida”, afirmó Wilson. Y agregó: “Pero debido a los movimientos postmortem, las manos pueden haberse movido bastante lejos de la jeringa. Y eso podría llevar a una interpretación errónea de la causa de muerte“. 

NOTICIAS DESTACADAS