Aire de Santa Fe Digital Aire de Santa Fe Digital

El Gobierno lleva al Congreso una ley de “Compre Nacional”

El miércoles, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, anunciará el envío de un proyecto de ley al Congreso para incentivar la contratación de empresas locales por parte del Estado. Se trata de la ley de “Compre Nacional“, que establecerá las condiciones para que se privilegie la participación de las compañías argentinas en licitaciones oficiales.

Lo impulsan, entre otros, el secretario de Industria, Martín Etchegoyen que proviene, precisamente, de las filas de la Unión Industrial Argentina UIA: antes de convertirse en uno de los miembros más consultados del amplio equipo del ministro Francisco Cabrera, fue secretario ejecutivo de la UIA.

El objetivo es empezar a darle aire a la industria nacional, que sigue mostrando números en rojo, con una alarmante disminución del uso de la capacidad instalada a sólo el 60%. Pero además continúan las caídas interanuales. Sectores como los fabricantes de computadoras se vieron fuertemente perjudicados por la eliminación de aranceles de importación, que pasaron del 35% a 0%.

Lo cierto es que ante los US$ 170.000 millones que se prevén como inversión pública entre 2017 y 2023, la idea es hacer lo que hacen otros países que ayudan a sus industrias. Fuentes del ministerio de Producción afirmaron que el tamaño de la inversión pública prevista, que multiplica el 5% del PBI que destinó Argentina y aun así se ubica lejos del 13% del PBI que desembolsan los países más desarrollados de la OCDE.

La propuesta del Gobierno distingue entre pymes y grandes empresas para beneficiar más a las más pequeñas. La idea pasa por modificar la ley de compre nacional vigente, sancionada en 2001 y que pocas veces se cumple. La nueva propuesta contempla que la preferencia en las compras para pymes salte del 7 actual al 12% y para las grandes, de 5 al 8%. Para esta iniciativa se inspiraron en el “buy american”, de EE.UU., en la ley israelí y en la de Corea del Sur de protección a la industria nacional trabajaron con la CEPAL.

Es probable que en el debate parlamentario, los porcentajes se eleven ya que en EE.UU., la ventaja para las pymes alcanza el 12% y en Israel, al 15%. Pero la preferencia que aplica nuestro vecino y socio Brasil escala al 25%.

Además, el proyecto insistirá que en caso de ganar una licitación un oferente internacional, deberá abastecerse, al menos en parte, de proveedores locales. Se exigirá la transferencia de tecnología a firmas nacionales.

Otro punto es que a partir de determinado monto de la licitación (US$ 10 millones), si gana un extranjero, tendrá la obligación de que el 20% del contrato prevea integración nacional y contemple un acuerdo de transferencia tecnológica a empresas argentinas. Si por propia voluntad superan este porcentaje exigido, las compañías del exterior tendrán un premio.

Este formato es el que aplica el gobierno israelí. “En EE.UU. también se exige a las firmas extranjeras que integren localmente, pero el porcentaje se define según el caso”, aseguran los funcionarios.

Hace ya tres semanas que se negocia el proyecto con sindicatos y empresas en paralelo a los acuerdos sectoriales que impulsa la Casa Rosada.