Aire de Santa Fe Digital Aire de Santa Fe Digital

Caso Maldonado: un gendarme declaró haber disparado una bala de goma en el operativo

Maldonado

La investigación para dar con Santiago Maldonado suma elementos que comprometen cada vez más el accionar de Gendarmería en la manifestación mapuche del 1 de agosto en la ruta 40. Ahora un integrante de la fuerza que estuvo en el lugar declaró que disparó su escopeta anti motín al interior de Cushamen y en dirección a la figura de un manifestante.

Maldonado

Según su propia declaración, al momento de disparar la carga de balines de goma, el efectivo se alejó del grupo y se encontraba solo, presumiblemente cerca del río, en donde se produjo un enfrentamiento entre gendarmes y un grupo de mapuches que resistían el desalojo. Su testimonio corresponde a los interrogatorios internos que realizó Gendarmería y que fueron entregados al ministerio de Seguridad.

Patricia Bullrich: “Pudo haber habido inconducta, pero eso está lejos de una desaparición forzada”

El flamante dato, publicado en Clarín, alimenta la hipótesis de que un número reducido de agentes alcanzaron la zona del río y se encontraron cara a cara con los mapuches, a pesar de los primeros argumentos de Gendarmería que indicaban que ningún efectivo se había arrimado hasta el río.

En rigor, el disparo del efectivo fue hacia el piso, no tocó al manifestante pero el gendarme asegura que le pasó cerca, por un costado. Ahora el juez Otranto, a cargo de la causa, debe determinar a qué distancia se encontraban uno del otro.

En los últimos días, nuevos datos comprometen aún más el rol de la fuerza. Primero se supo que hubo gendarmes que efectivamente llegaron hasta el río. Luego trascendió que otro gendarme arrojó una piedra contra uno de los manifestantes, situación que fue corroborada por sus compañeros y, por último, surge el caso de un agente que acepta haber disparado su arma en contra de alguien, lejos del grupo.

Maldonado

Aunque este tipo de munición se utiliza con fines disuasivos, si se dispara a una distancia de 15 metros puede provocar serias lesiones.

Ayer declararon ante la Justicia Federal tres gendarmes que estuvieron presentes el 1 de agosto en el área. Los dos primeros fueron Walter Ruiz Díaz y César Peralta, cocineros del Escuadrón 35 de El Bolsón. Ambos aseguraron que escucharon sobre un supuesto piedrazo a un manifestante.

El otro testimonio fue el de Juan Carlos Pelozo. El agente sí participó de las acciones en Pu Lof, junto a otros 30 efectivos. Pelozo recordó que bajó hacia el curso de agua y que desde allí observó a los manifestantes que se había refugiado enfrente.

www.bigbangnews.com